Extracción de las muelas del juicio

 In Salud dental

​ Consideraciones para la extracción de las muelas del juicio

Dejaremos el «cómo» al cirujano oral, pero el momento de la extracción puede ser crítico. Si es necesario extraer las muelas del juicio, es mejor extraerlas temprano cuando sea joven en lugar de esperar hasta que haya comenzado la enfermedad periodontal. Sin embargo, independientemente de la edad, la extracción de los terceros molares impactados puede tener un impacto negativo en los tejidos periodontales de los segundos molares adyacentes. La existencia previa de un defecto periodontal, y tu edad  o tu nivel de higiene bucal pueden servir como predictores de resultados adversos.

A medida que las personas envejecen, los efectos de las muelas del juicio retenidas e impactadas pueden ser más importantes. Los defectos periodontales tienden a empeorar en presencia de terceros molares retenidos a medida que envejeces. También lo hace la prevalencia de caries. Y la incidencia de morbilidad posoperatoria (efectos nocivos de la enfermedad después de la cirugía), incluidos los síntomas posteriores a la extracción del tercer molar, es mayor en personas mayores de 25 años.

También es importante que los profesionales dentales extraigan las muelas del juicio con cuidado para que no acentúen o inicien un problema periodontal. Si bien actualmente no existe un enfoque quirúrgico único para la extracción de terceros molares que minimice particularmente la pérdida de inserción periodontal, existen muchas técnicas disponibles para extraerlos con cuidado y, al mismo tiempo, conseguir buenos resultados de curación. Algunos de estos incluyen:

• El raspado, el alisado radicular y el control de la placa tienen el potencial de reducir la pérdida de unión de las encías después de la cirugía.
• Las técnicas quirúrgicas periodontales pueden ser beneficiosas en los casos en que hay evidencia de pérdida significativa de inserción periodontal preexistente.

​ Ortodoncia y otras consideraciones

Hace tiempo que existen declaraciones controvertidas con respecto a la extracción profiláctica (preventiva) de las muelas del juicio impactadas asintomáticas o libres de enfermedad. De hecho, una revisión sistemática de la literatura científica encontró evidencia confiable que sugiere que la remoción de terceros molares impactados no puede justificarse en adolescentes como un paso para reducir o prevenir el apiñamiento tardío de los incisivos (dientes frontales).

A pesar de las buenas intenciones, no podemos explicar, predecir o prevenir el apiñamiento dental sin importar cuál sea la causa, ya que puede haber muchos factores contribuyentes. Si bien es probable que los terceros molares desempeñen un papel en el apiñamiento, este es solo un factor a considerar al tomar una decisión sobre la extracción o conservación de los mismos. Para algunas personas, los terceros molares pueden causar preocupaciones importantes; sin embargo, hasta la fecha no existe evidencia científica para identificar con precisión quién está en riesgo.

Otro factor es que se ha descubierto es que la posición y disposición de las muelas del juicio no erupcionadas es dinámica e impredecible. Esto es fundamental para cualquier persona que esté considerando la extracción de un tercer molar impactado que se encuentra actualmente debajo de una prótesis removible (dentadura) existente o planificada. Por lo tanto, la decisión final con respecto al manejo de dichos dientes la toma mejor un profesional experto en salud dental. Y esta decisión solo debe tomarse después de un examen clínico y una revisión de factores como la edad, la posición del diente, la dificultad anticipada de extracción, el tipo de prótesis suprayacente y los riesgos asociados con la extracción.
Como ocurre con todas las áreas de la medicina, la evaluación y el diagnóstico adecuados de una situación son fundamentales para el éxito de la cirugía, la curación y la prevención de efectos desfavorables.


​ Las ventajas de la extracción temprana de las muelas del juicio

La extracción temprana de la corona del diente antes del desarrollo de la raíz puede estar relacionada con menos problemas después de la cirugía. En otras palabras, al predecir la impactación y, por lo tanto, extraer las muelas del juicio a medida que se forman, puede facilitar la extracción y la curación con menos complicaciones.

​ Conclusiones

Las muelas del juicio y sus problemas asociados son comunes en la práctica de la odontología. Un cirujano oral que está capacitado en su evaluación y extirpación quirúrgica generalmente realiza este procedimiento de rutina que es solo un aspecto de la práctica quirúrgica oral.

Sin embargo, antes de cualquier procedimiento, es fundamental que el dentista realice una evaluación adecuada, no solo para evaluar la salud clínica de las muelas del juicio, sino también la salud de los dientes vecinos y otras estructuras vitales. Las técnicas de rayos X y de imágenes digitales juegan un papel importante en la determinación de la posición exacta de los terceros molares en los maxilares, lo que a su vez tiene un impacto directo en la facilidad o dificultad asociada con su extracción y la prevención de complicaciones.

En la mayoría de los casos, la extracción quirúrgica de las muelas del juicio implicará algunas molestias posoperatorias de leves a moderadas. La extracción de muelas del juicio, la cirugía del tercer molar ha proporcionado un sistema modelo para la investigación del control del dolor posoperatorio y, por lo tanto, se sabe mucho al respecto. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides como la aspirina o el ibuprofeno durante unos días después de la cirugía aliviarán el dolor y controlarán la mayoría de la hinchazón y los síntomas.
La codeína u otros derivados opiáceos pueden ser útiles después de algunos casos quirúrgicos, según el grado de facilidad o dificultad de extracción. Se pueden recetar antibióticos, especialmente si se necesita un injerto para promover el crecimiento o la regeneración ósea y para asegurar una curación libre de infecciones. La alveolitis seca, una complicación ocasional de la extracción de la muela del juicio, se puede evitar manteniendo limpia el área de la cavidad, lavando y enjuagando con solución salina u otros enjuagues antibacterianos. Pero lo que es más importante, una cirugía cuidadosa promoverá una buena curación con consecuencias periodontales mínimas en los segundos molares adyacentes.

Recent Posts
cirugia implanteslesión dental
Llamar a Clínica TREI